Ruta: Inicio

Explora

Registrate y gana premios

Revistas digitales: Expedición, Fishing y Dust & Mud

Para iniciar la observación y contemplar el cielo

E-mail Imprimir PDF
Indice del artículo
Para iniciar la observación y contemplar el cielo
El cielo con binoculares
Telescopio: primeros pasos
Tipos de telescopios
Mi primer telescopio
Todas las páginas

El cielo a simple vista

La primera vez que observamos de noche el  cielo tratando de localizar un objeto  específico nos preguntamos: ¿por dónde comenzar?, ¿qué observamos como punto de partida? He aquí una pequeña guía para empezar a conocer el espacio.

Desde la antigüedad los pobladores de México se han distinguido por ser grandes observadores del cielo, debido a que nuestro país se encuentra en una posición privilegiada para admirar la bóveda celeste. El más importante instrumento astronómico es el ojo: con él se han realizado grandes observaciones del cielo.

Si observamos el cielo desde un lugar oscuro y despejado notaremos en él muchos luceros, desde un sitio en la Tierra se pueden contar unos 3,000. Si miramos con cuidado, la mayoría de ellos se mueven juntos conservando sus distancias y formando lo que conocemos como el firmamento, lo firme. A estos luceros que se mueven al unísono los conocemos como estrellas fijas y al igual que nuestro Sol son esferas de gas incandescente llamado plasma. Si observamos con cuidado veremos que hay estrellas de diferentes colores, sabemos que las más nuevas son blancas y azules, las jóvenes son amarillas y las más viejas rojas. Se presenta una primera tarea para quienes se inician en la observación del cielo: reconocer el color de las estrellas brillantes y asignarles una edad aproximada.

Además de los luceros a simple vista podemos reconocer algunos grupos de estrellas o cúmulos y algunas manchas borrosas llamadas nebulosas, incluso desde México podemos ver una galaxia a simple vista: la gran galaxia de Andrómeda. Todos estos objetos también son parte del firmamento y se mueven junto con las estrellas fijas.

Si observamos el cielo durante varios días, veremos que hay algunos luceros que se mueven respecto a las estrellas fijas, a estos cuerpos se les llama planetas, que en griego quiere decir errantes o que se mueven. Para algunas culturas los planetas fueron tan importantes que se les identificaron como dioses que gobiernan nuestra vida. Los romanos consagraron los días de la semana a los planetas: el lunes es el día de la Luna, el martes es del dios Marte, el miércoles de Mercurio, el jueves de Júpiter, el viernes de Venus, el sábado de Saturno y el domingo del Sol. En el cielo aparecen algunos visitantes inesperados como estrellas fugaces, cometas, novas, supernovas, la luz zodiacal, entre otros.


No es necesario contar con un telescopio para comenzar a observar el cielo. Después de reconocer las constelaciones a simple vista es conveniente observarlas con binoculares.

Se puede comenzar con binoculares prismáticos, de tamaño medio, por ejemplo 7 x 50 (siete aumentos, con objetivo de 50 milímetros). Además estos pueden utilizarse para otras actividades como observación de fauna. Con los binoculares de esta clase podemos ver objetos muy extendidos como grandes cúmulos de estrellas, como las Pléyades o las Hyades, o encontrar planetas como Urano o Neptuno que no se pueden ver a simple vista, u observar planetas brillantes al atardecer y, por supuesto, para estudiar cometas o escudriñar la Luna.

Durante las observaciones, es conveniente disponer de un medio de apoyo firme para los binoculares (la base de una ventana, un tronco de árbol o algo similar). Aún mejor es colocarlos sobre un trípode de forma que no haya necesidad de tocarlos mientras se utilizan. Solamente de este modo podremos aprovechar al máximo la calidad óptica de los binoculares. Compare, por ejemplo, la forma en que se presenta la Luna cuando la miramos con los binoculares en la mano y luego cuando la vemos con los binoculares colocados sobre un lugar de apoyo o trípode. Si quieres ver más y mejor, apreciando a la vez detalles, tendrás que usar un telescopio.


El poder de un telescopio está determinado por su longitud focal dividida entre la longitud focal del ocular que se utiliza. La longitud focal de un telescopio es fija y está dada por el fabricante y depende del poder que tiene la lente o el espejo, mientras que para un mismo telescopio podemos utilizar diferentes oculares cada uno con distintas longitudes focales.

Siempre que comenzamos a observar algún objeto ya sea terrestre o celeste, debemos utilizar el ocular de longitud focal más larga, lo cual nos dará los menores aumentos, de esta manera podremos localizar con mayor facilidad el objeto que pretendemos observar para luego enfocarlo más fácilmente. Una vez enfocado podremos observarlo con detenimiento para después colocar un ocular de longitud focal más corta y así obtener un mayor aumento del objeto. Ejemplo: si tenemos un telescopio con longitud focal de 1000 mm y tres oculares de 10, 20 y 25 mm, siempre debemos comenzar a observar con el de 25 mm (el de mayor longitud focal, el cual nos da 40 aumentos, 40X), después con el de 20 mm (50 aumentos, 50X) y finalmente con el de 10 mm (el de menor distancia focal y el que da 100 aumentos, 100X). Cabe señalar que la distancia focal límite para un ocular es de 6 mm, oculares más cortos (de 4 mm) no son recomendables.


Los telescopios se dividen en tres tipos: de lentes o refractores, de espejos o reflectores y los formados por una combinación de lentes y espejos.

Los primeros en desarrollarse fueron los telescopios de lentes que fueron pulidos por holandeses a principios del siglo xvii. Galileo Galilei sabiendo de estos pulió sus propias lentes y construyó su primer telescopio que apenas tenía 19 aumentos. Lo apuntó al cielo y con él encontró cráteres en la Luna y describió su superficie. También observó las fases de Venus, la gran mancha roja y los satélites de Júpiter, los anillos de Saturno (aunque él más bien pensó que eran orejas) las manchas del Sol y la gran cantidad de estrellas de la Vía Láctea. Debido al gran número de hallazgos y a la difusión que le dio a este tipo de telescopio, hoy en día también se le conoce como galileano.

El pulir lentes muy grandes es muy difícil y siempre presentan algún grado de imperfecciones ópticas. Para solucionar este problema, Issac Newton desarrolló el telescopio a base de espejos. Este nuevo instrumento permitió construir grandes telescopios con imágenes más nítidas y casi perfectas. Por mucho los grandes telescopios del mundo fueron newtonianos. Los telescopios newtonianos o de espejos resultan demasiado largos pero para hacerlos más cortos y manteniendo su poder se desarrolló el telescopio Smith Cassegrain, el cual es una combinación de espejos y lentes que permite duplicar la longitud focal y acortar el tamaño del tubo.


Los telescopios que pueden adquirirse en establecimientos de óptica son muy variados al igual que los precios. Te recomendamos asesorarte de alguien que tenga experiencia en equipos específicos. Para esto puedes acudir a algún club de astronomía o pedir información en fama (Físicos Astrónomos Mexicanos y Asociados) al tel.: 01 (55) 5544 8483.

Aquí daremos consejo a las personas que estén interesadas en adquirir un primer “telescopio familiar” simple-mente para realizar observaciones ocasionales del firmamento e ir introduciéndose al mundo de la astronomía. Con este fin, un pequeño refractor con un objetivo de 4 a 7 centímetros de diámetro es muy adecuado. Las longitudes focales de estos objetivos oscilan entre 50 y 100 centímetros (500 y 1000 mm) y permiten aumentos desde 50 (50X) a 100 (100X), en función del ocular acoplado. Con este elevado número de aumentos la observación viene dificultada por cualquier vibración del telescopio, incluso las más ligeras; por ello hay que proporcionar al aparato un soporte que tenga firmeza suficiente. Los telescopios refractores son ligeros, fácilmente transportables y constituyen buenos compañeros para los días de fiesta y vacaciones.

 

100 destinos para acampar

100 destinos para acampar.

Tips para el campista

Tips para el campista.

Revistas Outdoor

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición 35

Image Caption

Edición abr - may 14

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición ago - sep 15

Image Caption

Edición feb - mar 16