Ruta: Inicio RECORRIDOS Triatlon ¿Está lloviendo? No detengas tu entrenamiento

Explora

Registrate y gana premios

Revistas digitales: Expedición, Fishing y Dust & Mud

¿Está lloviendo? No detengas tu entrenamiento

E-mail Imprimir PDF

Admítelo, tú también has decidido no salir a entrenar cuando comienza a llover. Una vez que el cielo se encapota con oscuras nubes que prometen un aguacero épico, el sillón y la televisión parecen mucho más atractivos que cuando tomaste tus tenis decidido a salir a correr. Es normal, nuestro instinto nos dice que nos protejamos de las inclemencias del clima, sin embargo ¡debes ir a entrenar! Aquí te damos algunos consejos para que te levantes del sofá, te pongas en marcha y hagas frente a al agua. Claro, si empieza a relampaguear tienes nuestro permiso de regresar a una tarde de películas.

 

 

 

1.- Es importante estar cómodo cuando corres. A menos que el clima sea muy frio, no te abrigues demasiado. Un rompe vientos es suficiente para mantenerte caliente sin sentirte sofocado. Eso y una camiseta ligera te permitirán tener buena movilidad, mantener una temperatura corporal adecuada para el entrenamiento  y transpirar normalmente. Si usas demasiada ropa, cargarás demasiado peso y disminuirá tu desempeño. Acepta que te mojarás y no intentes evitarlo con exceso de vestimenta.

2.- La ropa ajustada es más cómoda cuando está mojada. Si lo que usas es holgado –en especial si es de algodón-  se volverá todavía más grande con el agua y sentirás que en vez de correr saliste a dar vueltas en la alberca. Las mallas o licras para correr son también una buena opción en este tipo de clima.

3.- Las rozaduras son un suplicio. Cualquiera que las haya padecido sabe que no tiene nada de divertido andar caminando por ahí sin poder juntar las piernas o los brazos. La ropa mojada aumenta el riesgo de sufrir de estos percances, al aumentar su peso y raspar la piel sensibilizada por el agua. Para reducir la fricción usa vaselina en las zonas que puedan verse afectadas, como ingles y axilas. Incluso, no es vergonzoso usa un par de banditas sobre los pezones. Créelo,  lo agradecerás al día siguiente.

4.- Evita los calcetines de algodón y sálvate de las ampollas. Este material absorbe cantidades espeluznantes de agua, y conforme se hacen más pesados se arrugan y apelotonan en las puntas de tus zapatos, volviéndose muy incómodos en trayectos más o menos largos. Elige calcetines de materiales sintéticos, más benévolos en este tipo de clima. Tal vez debas probar diferentes opciones antes de encontrar el que sea más adecuado.

5.- La secadora es para el pelo, no para los tenis. El calor que produce este aparato arruina el pegamento y goma de tus zapatos. La mejor opción sería tener un segundo o tercer par de zapatos para correr, pero si necesitas que se sequen rápido, saca las plantillas removibles y agujetas, y rellénalos con papel periódico para que absorban la humedad. Sólo por si lo pensaste, meterlos al horno significa tenis arruinados y un potencial incendio. Por favor no lo haga en casa.

6.- Permanece visible. En especial cuando corres en zonas con tránsito de automóviles, ser visto es, literalmente, vital. Usa ropa de colores llamativos, esa que golpeará a los conductores en la pupila diciendo ¡aquí estoy! Un chaleco reflejante también es una buena alternativa, aunque puede resultar incómodo y por lo tanto poco práctico.

7.- Para esperar quieto bajo la lluvia y mojarte lo menos posible, no cargues un impermeable, corta una bolsa de basura. Una bolsa de plástico con hoyos para brazos y cabeza te mantendrá relativamente seco, y puedes tirarla en el bote de basura más próximo al ponerte en movimiento.

8.- Usa una gorra con visera, así evitarás tener que limpiarte la cara de agua cada tres zancadas y podrás concentrarte en entrenar e incluso disfrutar la frescura de la lluvia.

9.- El suelo mojado supone un riesgo extra de lesiones y los charcos pueden promover un mayor esfuerzo al que harías en un día seco. Mantén un ritmo moderado y constante, de modo que lleves paso firme para evitar resbalones y fatiga extra. Ya estás corriendo cuando pudiste elegir quedarte en casa, ahora llévala tranquila y diviértete.

10.- Al regresar, una ducha con agua caliente te vendrá de maravilla. Pero recuerda, debes esperar al menos media hora después acabar de correr, para que tu ritmo cardiaco y temperatura corporal regresen a la normalidad antes de someter tu cuerpo al choque térmico de la regadera.

 

100 destinos para acampar

100 destinos para acampar.

Tips para el campista

Tips para el campista.

Revistas Outdoor

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición 35

Image Caption

Edición abr - may 14

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición ago - sep 14

Image Caption

Edición ago - sep 15

Image Caption

Edición feb - mar 16